PURI CARO

  • Un preacuerdo entre la patronal y el sindicato UGT puede llevar a la externalización del trabajo de las camareras de piso de hoteles en Cataluña.
  • El colectivo de empleadas, unas 10.000 en la comunidad, temen una pérdida de derechos laborales y más horas por menos sueldo.

'Las Kellys' de Barcelona, la entidad que lucha por los derechos laborales de las camareras de piso de los hoteles durante una de sus reuniones semanales.

El gran caballo de batalla de las camareras de piso de los hoteles catalanes es, desde hace meses, la lucha contra la cláusula que permita la externalización de su actividad laboral, la cual se prevé que se firme junto al nuevo convenio que regule al sector de la hostelería de Cataluña.

UGT y la patronal tenían previsto firmarlo los pasados 6 y 20 de septiembre en virtud de un preacuerdo pero, de momento, esto no se ha producido.

El nuevo convenio ampara a prácticamente medio millón de personas en Cataluña y a unas 10.000 camareras de piso de la comunidad. En España alcanzan las 120.000 empleadas.

Un combativo colectivo de estas trabajadoras, que se hace llamar 'Las Kellys', se reúne cada semana en Sants y se manifiesta en defensa de sus derechos laborales, que ven amenazados. Isabel Cruz, una de sus 60 integrantes, explica a 20minutos que "muchos trabajadores catalanes de hoteles, restaurantes o discotecas creen que no están en riesgo (de externalización) cuando sí lo están".

Muchos trabajadores catalanes de hoteles, restaurantes o discotecas creen que no están en riesgo
(de externalización) cuando sí lo están"

Riesgo de "destrozo"

Asegura que las nuevas reglas del juego derivadas del nuevo convenio supondrán "un destrozo" para el colectivo al que pertenece que en la práctica se traducirá en "pérdida de mecanismos de prevención de riesgos laborales, mayor sobrecarga de faena y jornadas más largas, mayor temporalidad y más riesgo de lesiones atribuibles al trabajo".
Concretamente, las consecuencias de que los hoteles contraten a las camareras de piso como externas y no como parte de la propia plantilla del establecimiento convertirá contratos de media jornada en trabajo a desarrollar realmente en una jornada completa.
"Si antes hacíamos 15 habitaciones de hotel en 8 horas ahora hacemos 30 habitaciones al día con contratos de trabajo de seis horas pero trabajando 12 horas", denuncia Cruz.
Esta profesión, considerada "dura y poco valorada" por el mercado laboral lo será "aún más" si prospera la externalización. La situación ya se está dando sobre todo en alojamientos de Barcelona ciudad en los que plantillas fijas o discontinuas están pasando a ser temporales.

El actual convenio de hostelería fija un sueldo mínimo de unos 1.200 euros por 8 horas de trabajo como camarera de piso pero la realidad se acerca más a los 800 euros mensuales por seis horas al día en los que la empleada trabaja "por dos", dice Cruz.
'Las Kellys' creen que una buena manera de evitar esta "cesión ilegal", además de incluir una cláusula en el nuevo convenio que impida la externalización de su actividad, sería generar en los hoteles departamentos de habitaciones en los que ellas pudieran pasar a formar parte y no perder así tantos derechos adquiridos.

Sindicatos

CCOO y UGT solicitan que, en caso de externalización de la actividad de las camareras de piso, se pague lo que marca el convenio. Esta sería la principal "traba" que los sindicatos han introducido en el preacuerdo firmado.
Desde UGT se han comprometido a que ningún delegado firme convenios relacionados con empresas multiservicio a partir del 31 de diciembre de 2018.